Los gusanos de la seda

¿Quién no ha tenido alguna vez una caja de zapatos con gusanos de la seda cuando éramos pequeños?. Recuerdo como si fuera ayer mismo y han pasado ya muchos años, la primera vez que vi vendiendo los preciosos gusanos de seda en la puerta del metro de mi barrio en Madrid capital, costaban diez céntimos de peseta cada uno y cuando los comprabas te los daban envueltos en un cucurucho de papel de periódico junto con un puñado de hojas de morera que era su alimentación. Estabas deseando llegar a casa para ponerlos en una caja de cartón cerrada de las usadas para guardar los zapatos a las que agujereabas la tapa y empezabas a idear donde encontrar los árboles de morera para ir a arrancar unas cuantas hojas y así conseguir tan necesario alimento, lo cual suponía a veces pegarse una gran caminata hasta las afueras del barrio donde habitualmente había casa bajas en cuyos patios o en sus calles había plantados arboles de morera, cosa bastante frecuente en aquellos tiempos. Todos los días además de poner nuevas hojas de morera para alimentar a los voraces gusanos veías como iban engordando hasta que comenzaban a hacer sus capullos y convertirse en la mariposa que ponía los huevos e iniciaba un ciclo nuevo. Como podéis ver nos entreteníamos con muy pocas cosas y que bien nos lo pasábamos……

¿Cómo es el ciclo del gusano y como se obtiene la seda?

El gusano de la seda es la oruga de la mariposa nocturna ( Bombyx mori ) que fue domesticada  hace ya unos 2500 años antes de Cristo por los chinos para la obtención de la seda, criando los gusanos y manteniendo el secreto de la obtención de esta fibra natural durante mucho tiempo. Entre las diferentes leyendas está la que indica que fue el emperador Justiniano quien la introduce en el siglo VI en occidente por medio de unos “monjes bernardos” que escondieron en sus bastones de bambú semillas del árbol de la morera y los huevos de las mariposas para la cría de los gusanos así como los conocimientos suficientes recogidos en China para su posterior uso. En España, se empieza a conocer mediante las distintas invasiones, por los godos en el norte y los árabes en el sur.

El ciclo vital del gusano de la seda, transcurre fundamentalmente en primavera con los inicios del calor y como el de otras orugas pasa por cuatro fases: huevo, larva, crisálida y mariposa y la seda se obtiene a partir del capullo que el gusano construye segregando el hilo de seda y envolviéndose en él hasta que se queda dentro donde se transforma en crisálida y su posterior cambio a mariposa. Todo este proceso no lleva más de tres o cuatro semanas, que es cuando la mariposa segrega un líquido ácido, rompe el capullo y sale al exterior, habitualmente de noche. Estas mariposas, no comen, los machos y hembras fácilmente distinguibles entre sí morfológicamente, se dedican solo al apareamiento y posterior puesta de huevos (entre 200 y 300) para morir posteriormente, la eclosión de los huevos en las orugas o gusanos mantiene la continuidad de un nuevo ciclo biológico del insecto. Durante el periodo de desarrollo y crecimiento la oruga o gusano va experimentando unas 5 mudas debido a su cambio de tamaño y de piel donde deja de alimentarse, y una vez realizada cada muda continúa su desarrollo volviendo a comer grandes cantidades de la hoja del árbol de la morera. Cuando la oruga o gusano alcanza el desarrollo pleno como adulto, comienza a construir el capullo de forma envolvente y suele estar completado entre el cuarto o quinto día desde su comienzo, dentro la oruga toma forma de pupa o crisálida hasta que esta se abre emergiendo la mariposa que termina saliendo al exterior mediante la rotura del capullo.

Los gusanos de la seda presentan la característica de que solo se alimentan de las hojas frescas de la morera que es un tipo de árbol perteneciente a la familia Moraceae, donde existen actualmente diversas variedades que agrupan hasta siete especies, cuatro de ellas son asiáticas y tres americanas del norte, de las cuales los árboles de morera más difundidos y conocidos actualmente son; la morera blanca (Morus alba) con moras blanco-rosadas y moral o morera negra (Morus nigra) con moras negruzcas y ,ojo, el tipo de moras que dan estos árboles son infrutescencias que no tienen nada que ver y que no se debe confundir a pesar de tener cierto parecido con las moras de la zarzamora  (Rubus ulmifolius)  que son el fruto de su única flor y es un arbusto caducifolio que pertenece a la familia de las rosaceas.

¿Cómo se obtiene la seda?

La oruga o gusano expulsa dos hilos de seda por cada uno de sus dos orificios situados en sus glándulas bucales y cada hilo está formado por dos componentes proteínicos, la fibroina, que es la seda propiamente dicha y la sericina  que digamos actúa como una goma aglutinante, formando un solo cuerpo para dar consistencia. El gusano al envolverse forma un capullo, que está formado por un único hilo envolvente que si se estirase podría alcanzar casi 1,5 km de largo, de los cuales se podrían aprovechar unos 500 m, con un grosor finísimo e inapreciable a simple vista (suele tener unas 20 milésimas de milímetro) y un peso 0, 2 gr por capullo.

Una vez que los capullos se han desarrollado totalmente, se recogen en grandes cantidades y están listos para pasar a la siguiente etapa que es el “hilado o hilerado”, donde se realiza el devanado del hilo de seda cuyo objetivo es transformar las fibras individuales en un hilo continuo cohesionado y manejable. Para ello, previamente hay que evitar que la mariposa salga al exterior y que no rompa al salir el hilo por diversas partes ya que la seda no tendría la misma consistencia ni valor. La forma más habitual de hacerlo es mediante el proceso denominado “secado de los capullos”  que consiste en depositarlos en bandejas dentro de un horno donde se hace pasar una corriente de aire muy caliente, algo por encima de los 100ºC y posteriormente ir reduciendo la temperatura progresiva y lentamente durante algunas horas hasta alcanzar unos 50-60ºC, con ello se consigue interrumpir la vida de la pupa que se encuentra en el interior del capullo, evitando la rotura al intentar salir al exterior. Es importante el control de las temperaturas en este proceso puesto que si fuesen más elevadas podrían dañar la superficie externa del capullo y si fuesen excesivamente bajas podrían dar lugar a la aparición de hongos. La última etapa del proceso es el almacenamiento de los capullos sometidos a secado durante algo más de un mes para que se estabilicen y asienten las proteínas y den una mayor consistencia a las fibras. Pasado éste tiempo, ya están listos para ser devanados y poder obtener madejas, tanto de forma artesanal manual como mecánica, añadiendo un lavado posterior y secado para la limpieza y purificación de las fibras de seda antes de ser bobinadas y almacenadas para su posterior uso, teñido, etc.

Como curiosidad y para finalizar, indicar que en España el mayor desarrollo de la industria de la seda comenzó en Andalucía y Levante por la influencia musulmana en el siglo VII. En Murcia fue una industria fundamental hasta el siglo XIX y entre la apertura del canal de Suez que facilitó el comercio directo con China junto con la despreocupación en las diferentes políticas agrarias de los distintos gobiernos en distintas épocas terminaron con esta industria antaño floreciente.

https://macronaturaleza.com/

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

    Buscador

    Entradas recientes

    Archivos

    Categorías