Avispas y avispones



Avispas y avispones

 

Hace unas fechas mi gran amigo Roberto me envió una foto por el móvil de este gran avispón que había fotografiado al entrar en un estudio donde estaba trabajando en El Escorial. Dado el gran tamaño que se observaba en el ejemplar de la foto, lo primero que pensé fue que la temible Avispa asiática (Vespa velutina nigritorax ) , tan de moda últimamente por desgracia, ya había llegado a nuestra Comunidad de Madrid.

Identificar y clasificar a cualquier insecto por sus imágenes, salvo que se vean bien los detalles del insecto, suele ser complicado salvo aquellos que son muy comunes y conocemos de sobra al verlos continuamente. Sin embargo,  al ampliar la foto y ver más detalles resultó ser el Avispón europeo (Vespa crabro), con cierto parecido con la especie peligrosa.

Esta circunstancia me llevó a pensar que podía ser interesante indicar de forma sencilla cuales son las principales diferencias morfológicas que hay entre ellos, para que la próxima vez que nos demos de bruces con estas avispas y avispones al menos sepamos cual puede ser si es que no hemos salido corriendo y no nos ha dado tiempo ni a mirarle.

En estos últimos años han aparecido distintas noticias en los periódicos españoles donde se informa de la expansión de la tan temida Avispa asiática, que está destruyendo gran número de panales de abejas dado su gran tamaño y voracidad, a la vez que generaban la muerte de personas de diferentes edades que eran muy sensibles a las picaduras de estos insectos, aun sin saberlo. En general, todas las avispas solo son peligrosas si padeces algún tipo de alergia o tienes la desgracia de que te piquen muchas a la vez lo que puede originar una reacción anafiláctica. En el caso de la Avispa asiática esto se acentúa ya que la población de ejemplares que viven en sus nidos es muy grande, cuando atacan lo hace en mayor número y además al ser de tamaño grande, estos factores hacen que la inyección de veneno se inocule en mayor cantidad.

Ante el desconocimiento de la morfología de este tipo de insectos, siempre se habla en el sentido genérico de Avispas o Avispones, pero sin embargo no se sabe muchas veces como son.

Para empezar, convendría clasificar los distintos tipos de Avispas y Avispones de manera sencilla  y ver cuáles son las principales diferencias entre ellas. De esta forma quizás la próxima vez que veamos una, más o menos de cerca, nos permitirá saber, con las consabidas reservas, cual puede ser o en su caso transmitir, si es posible, la información a un experto. Así podríamos quizás distinguir recordando este pequeño artículo, si es una simple avispa, la tan temida Avispa asiática (en el supuesto que hubiese llegado a nuestros territorios de la Comunidad de Madrid) o por el contrario es el Avispón europeo, insecto autóctono a proteger de gran tamaño y por lo tanto no invasor además de ser menos agresivo que su homónima asiática.

Una vez hecha esta introducción al tema, para poder diferenciar entre Avispones y Avispas, podéis ver esta interesante ilustración editada por el diario El Periódico en la que permite ver con claridad las diferencias principales.

 

Inicialmente podemos decir que la diferenciación entre una Abeja y una Avispa es fácil, fundamentalmente porque las avispas en general  tienen ese llamativo color amarillo, con dibujos en forma de rayas negras  en su cuerpo  frente a los colores que presentan las abejas con sus tonalidades habitualmente de colores pardos y rayado más oscuro.

Centrándonos ya en las avispas y avispones una diferenciación rápida es el tamaño, donde las avispas autóctonas (originarias del ecosistema en el que viven) son de menor tamaño aproximadamente 1,5 cm frente al Avispón europeo y la Avispa asiática que llegan a alcanzar tamaños de 3,5 cm.

Vistas algunas de las principales diferencias observadas en la ilustración, vamos a diferenciar las avispas más comunes autóctonas con las que nos podemos encontrar.

 

Avispas

Se puede decir que las avispas que vemos más habitualmente pertenecen a los géneros Polistes y Vespula. El Género Polistes, conocidas como avispas papeleras, confeccionan sus nidos con una especie de pasta parecida al papel, que fabrican al masticar con sus mandíbulas diferentes fibras vegetales mezcladas con su propia saliva. Los nidos suelen ser aéreos y fijados sobre plantas y arbustos como podéis ver en la foto inferior izquierda. El Género Vespula también confecciona sus nidos de la fibra vegetal masticada principalmente, sin embargo, ubica sus nidos en huecos u oquedades en el suelo.

En las avispas del Género Polistes, su tamaño es ligeramente inferior, el cuerpo algo menos robusto y habitualmente con patas algo más largas, siempre colgando en vuelo frente al de las avispas del Género Vespula.  Las fotos os pueden dar una idea, cuerpo algo más robusto y engrosado en Vespula y más estilizado en Polistes.

 

 

Polistes gallicus                                   Vespula vulgaris

Recordar, el tamaño no muy grande de las avispas que podéis ver en las anteriores fotografías oscila entre 1,5 -2 cm aproximadamente

 

Avispones y Avispa asiática

Cuando el tamaño es algo más grande y nos llama la atención al ser mayor que el de las avispas mencionadas anteriormente, es cuando ya empiezan a entrar las dudas, máxime con las noticias que aparecen en los diferentes diarios nacionales indicando la presencia de especies alóctonas (originarias de otros países) y que tantas complicaciones están originando en nuestra vida cotidiana.

La Avispa asiática ya está presente y expandida en mayor o menor medida en las Comunidades de Galicia (la más afectada), Asturias, Cantabria, País Vasco, Cataluña, La Rioja y  Castilla y León, con pequeña presencia incluso en la isla de Mallorca y en la Comunidad de Madrid, las últimas noticias eran que puede aparecer en el plazo de dos años. Esto es lo que le hace ser tema de actualidad en las últimas fechas conforme se acerca el verano.

 

¿Cómo reconocer y diferenciar estas especies?

Para reconocer y comparar más fácilmente estas especies concretas, se dan las principales diferencias morfológicas existentes entre estas especies además de las variaciones en sus hábitos y la localización de sus nidos:

 

 

 

Principales diferencias entre Avispas y avispones

  • Las avispas autóctonas de los Géneros Polistes y Vespula alcanzan tamaños no superiores a 1,5 cm y tienen los colores marcadamente amarillos con rayas negras.
  • Tanto el Avispón europeo (Vespa crabro) como la Avispa asiática (Vespa velutina nigritorax), son de gran tamaño, 3,5 cm que las diferencian rápidamente por el tamaño de las avispas autóctonas.
  • El Avispón europeo en la parte superior del escudo facial por encima de los ojos muestra segmentos con tonalidades amarillo-rojizas, mientras que en la Avispa asiática son marrones oscuros o negros.
  • El Avispón europeo tiene las patas de color marrón y tonos rojizos y el abdomen amarillo con pequeñas manchas negras. Las alas muestran una tonalidad rojizo-anaranjada.
  • La Avispa asiática tiene el tórax negro y el abdomen marcado por segmentos marrones, excepto el último que presenta un color amarillento-anaranjado. Las patas son de color negro y amarillo en sus extremos terminales y las alas muestran una tonalidad algo más oscura.
  • Los nidos del Avispón europeo son más pequeños pudiendo albergar colonias de 1000 individuos frente a los nidos de la Avispa asiática de mayor tamaño que alcanzan hasta 15.000.
  • Los nidos del Avispón europeo tienen la entrada al nido en el fondo del mismo mientras que los nidos de la Avispa asiática tienen la entrada al nido en el lateral.
  • Los nidos del Avispón europeo suelen estar construidos en troncos huecos, incluso en el suelo.
  • Los nidos de la Avispa asiática habitualmente están construidos en la parte superior de los árboles.

 

Para finalizar, se intenta además advertir de la importancia del Avispón europeo ya que por su gran tamaño  puede ser un freno y una ayuda para eliminar o expulsar a la Avispa asiática al competir ambas especies por la territorialidad, además de ser una especie a conservar al ser inofensiva que suele huir salvo casos imprevistos habitualmente relacionados con el nido si es molestado accidentalmente. Por otro lado, si por desgracia en un futuro se detectase alguna Avispa asiática, una vez asegurado de que es esta especie, lo aconsejable sería transmitir esta incidencia al Servicio de Protección Civil local, para que estos a su vez transmitieran la incidencia a una instancia superior.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , .